Boda-barcelona-vespa

Consejos para buscar (y encontrar) el mejor fotógrafo para tu boda

07 de marzo de 2016 · Trucos y consejos

Corren buenos tiempos. Lleváis tiempo juntos. Os amáis, y puede que os estéis planteando dar un paso más y celebrar vuestro gran día: vuestra boda. Planificarla es un trabajo muy bonito, pero ocupa mucho tiempo: horas de búsqueda, muchos detalles y a menudo un desembolso importante de dinero. Es el momento de empezar a tomar decisiones juntos sobre cómo será la celebración, si será un matrimonio religioso o una ceremonia civil, a quiénes invitar, en qué tipo de restaurante realizaréis el convite, cómo serán los anillos, los trajes, los zapatos…

Y, por supuesto, el fotógrafo. Aquí entra en juego una parte esencial de vuestro matrimonio. Una elección que puede determinar en buena medida qué recuerdo guardaréis de ese gran día que está por venir.

¿Cómo es el fotógrafo profesional?

Aquel que se dedica de forma profesional a la fotografía es una persona sensible, con un ojo muy entrenado y que percibe los acontecimientos antes de que sucedan. Una persona formada en el arte del manejo eficiente de una cámara fotográfica que otorga una dedicación absoluta durante las 10 o 12 horas que estará trabajando durante vuestro gran día, sin desfallecer en el intento, siempre entregado. Un fotógrafo profesional es discreto, amable, apasionado… Es imprescindible que ame su trabajo, sólo así se consiguen las mejores fotografías.

Pero no hay que olvidar que un profesional de la fotografía es humano. Tras la cámara hay una persona, una persona que almuerza o cena, que bebe agua, que tiene necesidades fisiológicas y que necesitará de algún que otro momento de descanso. Por eso, hay quien decide invitar al equipo que trabaja en su boda (fotógrafo, dj, wedding planner…) a comer. En realidad, a los profesionales no nos hace falta disfrutar de un gran banquete. Con un plato de pasta y una mesa para sentarnos un ratito es suficiente. Eso sí, un fotógrafo profesional siempre pedirá que se le prepare un rincón dentro de la misma sala donde se realice la celebración ya que así podemos estar atentos a todo lo que pasa y, en un momento dado, dejarlo todo para coger la cámara y capturar algo que, aunque no estaba previsto, debe estar presente en vuestro reportaje. A esto nos referimos cuando decimos que un fotógrafo de bodas es entregado en su trabajo: no importa lo que esté haciendo, lo más importante siempre serán vuestras fotos.

Boda por el barrio gótico de Barcelona - Imatges de Vidre

Los recuerdos de vuestra boda

Cada persona, cada pareja es un mundo. Cada una tiene sus recursos. A menudo se aboga por invertir más presupuesto en un fantástico banquete, en los detalles de la ropa nupcial y en otros gastos derivados del evento. Pero el trabajo del fotógrafo… ¡Es el único recuerdo de vuestro gran día que permanecerá inalterable a lo largo de la vida!

Poned a prueba este reto. Preguntad a vuestros padres, sin recurrir al álbum de su boda, qué comieron ese día, de qué color eran las flores que decoraban las mesas… Probablemente no sabrán responder con la certeza que esperabais y os dirán que cojáis el álbum, porque es el único testigo de aquel enlace. ¡Vale la pena tener esto en cuenta a la hora de valorar qué parte de vuestro presupuesto queréis dedicarle!

Nuestra recomendación para escoger el fotógrafo que guardará los recuerdos de vuestra boda es que valoréis cuál es el estilo que os gustaría tener en el reportaje. ¿Clásico, fresco, desenfadado, con una estética fotoperiodística? Es necesario que determinéis con qué presupuesto contáis y, en torno al mismo, valorar varias propuestas con rigor: ver el portafolio de los fotógrafos, ir a tomar un café con ellos y que os muestren en primera persona su trabajo, sus álbumes, su infraestructura…

Fotografia de boda

Preguntad sin tapujos: ¿Tiene disponibilidad? ¿Trabaja con contrato? ¿Emite facturas? ¿Cuál es su equipo? ¿Irá él en persona a vuestra boda o delegará en algún otro trabajador? Fijaos en las recomendaciones positivas y en los comentarios negativos (si los hay) que encontréis en Internet y analizadlos concienzudamente. La experiencia de parejas que hayan pasado por delante de su cámara antes que vosotros os ayudará a conocerlo todavía más.

Escoged un profesional que responda a vuestras preguntas con sinceridad y seguridad. Debéis tener en cuenta que le dejaréis entrar en algo tan importante e íntimo como es vuestro enlace y, por eso, es necesario que haya confianza y feeling entre vosotros y quienes os acompañarán en vuestro gran día. No es una decisión fácil, lo sabemos, pero la buena elección del fotógrafo es quizás uno de los puntos más importantes de la organización de una boda. No olvidéis que las fotos será lo único que os quedará cuando vuestro día haya terminado, más allá de vuestro recuerdo.

Un último consejo

Permitidnos un último consejo: que el dinero no sea lo único que os haga tomar esta decisión. Existen fotógrafos para todos los bolsillos, es cierto, y puede llegar a ser tentador en algunos casos. Pero si de verdad valoráis la fotografía, si de verdad sois conscientes de lo que os va a entregar el profesional que os acompañe en vuestra boda, sabréis que no es lo mismo pagar poco y tener un servicio ajustado que otorgar vuestra boda a un profesional con experiencia y buen hacer.

Un fotógrafo profesional lleva en su mochila dos cámaras profesionales, varios objetivos luminosos, un flash adecuado para espacios grandes, un ordenador portátil para hacer una copia de seguridad de las tarjetas de memoria al finalizar el día y un sinfín de objetos más que pueden llegar a costar mucho dinero, pero que son necesarios para un trabajo tan técnico y complejo como es la fotografía nupcial.

Hacer fotografía nunca es tan sencillo como pulsar un botón. Un fotógrafo de enlaces profesional es una persona que ha estudiado fotografía, que sostiene una empresa detrás, que paga autónomos, alquileres, que amortiza el material de trabajo… Y su trabajo no empieza y termina el día de la boda: antes de la fecha señalada hay horas y horas dedicadas a mantener actualizadas redes sociales y su página web para que parejas como vosotros podáis llegar a él, pero también hay tiempo dedicado a conoceros, a realizar y a retocar la sesión preboda, a preparar el que será vuestro día. Y a vuestro enlace le sucederán muchas más horas para elegir las mejores instantáneas y procesarlas, para crear el álbum…

Un fotógrafo de boda es como todo. Los hay de precio muy reducido y los hay de precios astronómicos, pero está en vuestra mano valorar con humildad el precio de vuestros recuerdos. ¿Queréis un profesional con experiencia y una infraestructura detrás que os asegurará tener el mejor reportaje de uno de los momentos más importantes de vuestra vida? ¿Queréis emocionaros y revivir uno a uno todos los detalles que formaron parte de vuestro enlace?

¡Feliz búsqueda! :)

Imatges de Vidre · hola@imatgesdevidre.com · 688 91 81 44

Share Button

Deja un comentario

Recuerda que los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios:

Nombre*

E-mail*

Web

Comentario*