Una sesión antes del enlace es impresicindible

Sesión preboda: ¿Por qué es tan importante?

22 de abril de 2016 · Prebodas Trucos y consejos

Hace meses que soñáis con el día de vuestra boda. Uno de los momentos más bonitos de vuestra vida. Os habéis esmerado en que todos los detalles brillen con luz propia: la vestimenta perfecta, una ceremonia emotiva, un banquete delicioso para vuestros invitados… Incluso habéis sabido encontrar el fotógrafo ideal y el Día B está cada vez más cerca. Pero nunca habéis estado delante de una cámara de fotos profesional y eso puede poneros un poco nerviosos el día de vuestro enlace. Es el momento de hacer una sesión preboda.

¿Qué es la sesión preboda?

Los buenos fotógrafos van más allá del típico posado que tanto caracterizó los reportajes nupciales de antaño. Hoy en día se utilizan técnicas que beben directamente del fotoperiodismo para lograr unas imágenes que capten con toda naturalidad y cercanía todos y cada uno de los pequeños detalles que formarán la historia de vuestro matrimonio. La misión del fotógrafo de boda, hoy en día, es conseguir que, al ver las fotos de vuestro enlace, podáis revivirlo como si de una película se tratara. De una forma viva, fresca, espontánea… Unas imágenes en las que reconozcáis vuestros gestos, vuestras miradas y vuestras sonrisas, algo muy difícil en las poses artificiales.


Y la única manera que existe de conseguir este reportaje natural y cercano del que hablamos es que el fotógrafo no sea un desconocido. Que exista feeling, buen rollo y, sobre todo, confianza entre los novios y el profesional que inmortalizará esos maravillosos recuerdos que guardaréis para siempre. Aquí es donde entra la sesión preboda.

Tal como el mismo nombre indica, es una sesión de fotos que se hace antes del día de vuestro matrimonio. Si no os han hecho fotos antes con un equipo profesional, puede daros un poco de vergüenza o incluso pereza realizar una sesión de este tipo. Pero creednos: si hay algo que hemos comprobado después de fotografiar a decenas de parejas en su boda es que una sesión de fotos previa a su gran día es imprescindible. Da igual si faltan seis meses, dos semanas o un día para vuestro enlace. Pasar un rato con vuestro fotógrafo os ayudará en muchísimos aspectos a que las imágenes de vuestra boda salgan maravillosas.

Para nosotros, los fotógrafos, la preboda es la antesala de nuestro gran reportaje gráfico. Es la primera toma de contacto real -más allá de las reuniones previas- con los novios. Es donde la pareja nos ve trabajar por primera vez y cuando nosotros vemos cómo se sienten ante la cámara. Si es necesario, damos indicaciones de cómo colocaros, dónde mirar, qué hacer con las manos… Es entonces cuando perdéis el miedo a la cámara -sabemos que algunos de los teleobjetivos con los que trabajamos pueden impresionar mucho- y, así, evitamos que el día de la boda estéis tensos y nerviosos por culpa de nuestros dispositivos. Y también es cuando se genera el feeling y el buen rollo que nosotros necesitamos. Gracias a la preboda, Imatges de Vidre dejan de ser ‘los fotógrafos de la boda’ para pasar a ser ‘Mònica y Javier’. De esta manera os acostumbráis a estar con nosotros y, así, el día de la boda podemos conseguir ser casi invisibles y hacer mejor nuestro trabajo: capturar las emociones y los detalles de un día tan importante. Esa es, en realidad, la gran misión de la preboda.

¿Para qué más sirve la preboda?

Aunque puede no parecerlo, la sesión preboda tiene muchísimas utilidades. La primera y principal, como ya hemos visto, es la de generar una relación de cercanía entre los novios y el fotógrafo para que éste pueda trabajar mejor y más libremente el día del enlace. Pero las fotografías que se realizan durante la sesión previa al matrimonio sirven para muchas otras cosas: una de ellas es que nos permiten contar vuestra historia de una forma más completa. En realidad, la preboda, junto con el Dream Dress, es uno de los primeros capítulos de vuestro enlace: el “antes”. Más adelante fotografiaremos el “durante” (la boda en sí misma) y, si lo queréis, el ‘después’ (en la sesión postboda).

Ahora bien, si lo que queréis es aprovechar las fotografías e incluirlas de alguna forma en vuestra celebración, os damos algunas ideas que hemos tomado prestadas de las muchas parejas que han realizado una preboda con nosotros. Podéis crear, por ejemplo, una invitación completamente personalizada, usarlas para ilustrar vuestra web de la boda e incluso para diseñar un libro de firmas de lo más original. También podéis aprovecharlas para decorar algún rincón de la masía o restaurante en el que realicéis el banquete nupcial, numerar de una manera diferente las mesas de los invitados, darlas a modo de detalle o recuerdo… O, incluso, podéis imprimir la foto que más os guste, enmarcarla y sorprender a vuestros padres o abuelos como regalo. Les encantará.

Preboda en Mercantic - Imatges de Vidre

Preboda, A&V descubriendo los tesoros de Mercantic

Así que no dudéis

Si vuestro fotógrafo os propone realizar una preboda, ¡no lo dudéis! Y si no os lo propone, ¡proponedlo vosotros! Nosotros ya no concebimos un reportaje de boda sin haber realizado antes una preboda: nos parece completa y absolutamente imprescindible conocer y pasar un rato tranquilo con nuestras parejas, saber de ellos, conocer su historia, hablar de lo que pasará el día de su boda… Darles consejos para que todo salga mejor y ayudarles a tener y conservar para siempre todos los detalles del día perfecto con el que están soñando.

Imatges de Vidre · hola@imatgesdevidre.com · 688 91 81 44

Share Button

Deja un comentario

Recuerda que los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios:

Nombre*

E-mail*

Web

Comentario*